domingo, 22 de marzo de 2009

Probando, probando....

Una buena semana de entrenamientos.
La he terminado el sábado con una visita a la Sierra de Cádiz, para hacer algo mas de 3 horas y media con los compañeros del club. Básicamente subir Las Palomas, ir a El Bosque y subir el Boyar y Las Palomas de nuevo.

La verdad es que no estoy aun como para esas cosas, pero sentía que necesitaba pegarme un buen tute, exprimirme y ponerme a prueba. A ver si es verdad, que la rodilla está bien por fin.


Y la verdad es que ha salido todo muy bien. Con prudencia y despacio, pero hasta el final. Si no cuento mal la cuarta vez que vengo a la zona, y la que mejor he subido. Creo que la clave ha estado en que he bebido y comido mucho. Mucha agua, barritas, algún gel...
Pasaba sucesivamente por las rampas que me habían hecho otras veces parar o arrastrarme hasta la siguiente curva preguntándome cuanto mas aguantaría, o directamente doblarme en la cuneta y echar los higadillos con el estómago del revés.
Esta vez pasaba por todos esos lugares, y los miraba con media sonrisa seguro de poder esta vez. Incluso, me permitía disfrutar del paisaje, y de los buitres que pasaban planeando realmente cerca.
La paliza ha sido considerable pero la necesitaba. Necesitaba probarme.

Después de practicamente 4 h con las pulsaciones por las nubes, no llegaba a Sevilla sin echarme a la boca algo.Una Venta de carretera, desprovista del mas mínimo adorno o floritura, pero que tenía justo lo que necesitaba:
Una buena parrilla, quien supiera manejar en ellas las carnes y este solomillo de buey que casi hizo que se me saltaran las lágrimas de emoción.

Cuando 2 minutos después de servirlo, llamé al camarero, me preguntó distraido:
- ¿Sí? ¿Qué desea? ¿Le falta algo?
- No nada. Que ya he acabado. ¿Qué hay de postre? (Me habría tomado otro solomillo)
Miraba el plato asustado sin creérselo del todo.


Hay placeres que no tienen precio.
Comerse un buen plato cuando se tiene mucha hambre y darse una buena ducha después de un entrenamiento como el del sábado, son buenos ejemplos.

9 comentarios:

Emilio dijo...

Que buena pinta tiene esa salida (por no hablar del platito que te metiste) La verdad es que tengo muchisimas ganas de salir por alli, para ver esa sierra en bici. Son los puertos del Titan?

davidiego dijo...

el plato grande en la bici, no en el buche!
jo, si empiezas a hacerle la pelota a esos puertos ahora en el Titán te sales...

Ramón Doval dijo...

La próxima vez: dos circuitos de solomillo. ¡Que puedes, campeón!

stani dijo...

se empieza por un buen solomillo y se termina con EPO. Ya se siente Elche verdad?

Jesús dijo...

Pues si Emilio, los puertos del Titán. Misma secuencia de puertos, pero eliminando la parte mas llana del recorrido.

Que bien, Davidiego de vuelta... Dime que tu tambén conoces estos puertos, ¿como hago?, dos platos en la bici y tres en el buche o al revés?

Claro que sí Ramón, y sin sufrimiento ninguno...

Seguro que la EPO con patatas no es lo mismo... siii, se siente Elche.

Dani dijo...

A mí sí que se me han saltado las lágrimas al ver la foto del plato "antes".

Jesús dijo...

Jo Dani, no es pa menos. Las fotos no le hacen justicia.

Ahastari dijo...

Qué verdad más grande!!!!! Veo que estas por el buen camino para Elche, sigue así que te irá muy bien. En cuanto a la comida, la proxima vez tenemos que estar todos juntos, ya verás que risas y que buen ambiente. A nosotros nos fue muy bien, llegué a casa cerca de las 19.00 y uff, ducha y sofa... y cena... jejejeje, qué me gusta entrenar y disfrutar con los compañeros del club!!! saludos y a seguir asi.

XARLI dijo...

Bonito efecto óptico: antes-después... si acaso echo en falta una foto del "durante", en pleno esfuerzo glotonero, rebañando ese juguillo grasientoso, ¡hmmm!...
Tú alimentate, que Elche está a la vuelta de la esquina.