viernes, 12 de septiembre de 2008

Como niños

Somos como niños. Nunca dejamos de serlo, y supongo que eso es lo que hace que el ser humano sea maravilloso, como dicen en el anuncio de la bebida isotónica.
Después de abandonar la infancia no dejamos de lado nuestras fantasías sino que seguimos soñando despiertos más tiempo del que lo hacemos dormidos, llenos de fantasías, y deseos. Llenos de futuros imaginados.

Seguimos participando de los juegos mas tontos, y menos serios, en cuanto cogemos confianza y nos desinibimos.
Por poner un ejemplo cercano, con mas de treinta años seguimos entrando al trapo cuando nos pregunta un colega ¿ A que no haces…..?
O “A ver quien llega antes” o “ Quien pierda el partido paga una cerveza”. Y alegrándonos y llorando como niños cuando cruzamos la línea de Meta. Es que somos niños.

Y lo somos en todos los ámbitos, incluso los aparentemente serios y académicos como el mundo científico.
Por ejemplo, ha sido noticia esta semana que ya tenemos un juguete nuevo.

EL LHC está en marcha. ¿Que de qué se trata?. Pues fácil. LHC significa en inglés Gran Colisionador de Hadrones. El nombre ya acojona.
Es un juguete para físicos, apto para niños de 12 a 90 años, que pone en la caja, y se basa en el infantil instinto de “vamos a hacerlas chocar a ver cual se rompe antes”. Al parecer, con cánicas no resulta tan gracioso como con hadrones.

Consiste en un acelerador de particulas a lo bestia. Por lo que recuerdo del bachillerato, un acelerador de estos, son como una bobinas de metal que se cargan de electricidad para que generen un campo eletromagnético en su interior o algo así. Sirve para máquinas de rayos X, micoroondas, etc.

Este que han construido es una barbaridad de grande. El cilindro mide 27 Km de largo, en forma de anillo. Es decir como la M-30 de largo, pero está enterrado mas profundo que los túneles de Gallardón. Su diámetro se parece al de un túnel del metro, pero “petado” de placas, cables sensores, y qué se yo que cosas mas de alta ingeniería. Total que al final para que circule la partícula apenas le queda un tubito enano. Pero le sobra, porque los Hadrones estos son muy muy chiquititos.

Cuando preguntas a los científicos que expliquen para que sirve es cuando te das cuenta que es un juguete.
Explican, que se proponen hacer circular en sentido contrario a dos particulas a velocidades cercanas a la de la luz y hacerlas chocar “pa ver que pasa”. La idea es que cuando eso pasé será parecido al Big Ban, con el que se creó el universo, y podrán ver como se genera materia, y yo que se qué mas. Están fascinaditos con las cosas que podrán ver.

Hay colectivos de físicos que llaman a la prudencia: Ojo, que no sabemos que puede pasar. Ojo, que podrían hacerse micro- agujeros negros que se “traguen” la tierra en hora y media. Sí si, como lo leeis. El Fin del Mundo.
Pero nada ha detenido a sus creadores, que están como locos por jugar con él. Ya han hecho alguna prueba.

Pues estaba yo pensando, la cara que se le iba a quedar a Dios Padre, si nos cargamos el Mundo.
Porque vale que Jesús amaba a los niños, y les decía que se acercaran a Él, y todo eso. Pero es que los físicos del CERN, tienen ya muchos pelos en..…. perdón. Es que estoy algo nervioso. Porque imaginar que, finalmente la cagan y rompen el Planeta Tierra.

Ya me imagino a Dios Padre que entra en escena, enciende la luz y grita.

- No se os puede dejar solos!!. Sois unos animales, no sabéis comportaros.
Os monto una fiesta cojonuda
– Dios cuando se enfada dice tacos -, con comida, bebida, un sol y una luna iluminando y dando vueltas por el techo, de todo. Vamos que aquí vuestro Padre, que es tonto, se ha currado un pedazo de Fiesta. Y os dejos solos, apenas unos miles de años y lo dejais todo destrozado. Así es como me lo agradeceis.

Y todos callados mirando al suelo. Y algún acusica señalando a los del CERN:
- “Ha sido fulanito que ha hecho un agujero negro”.

- ¡ A callar! Pues ¡Ea!, se acabó la fiesta. Ahora todo el mundo al Cielo castigado hasta que yo diga.

Antes Dios castigaba mandando al infierno, pero creo que lo cerró Juan Pablo II, porque decía que total, el castigo se sufré igualmente en todos sitios.
Ya tienen bastante los niños con estar castigados con estar castigados, da igual donde estén.
Concretamente, Juan Pablo II decía que el Infierno era “la situación en la que llega a encontrarse quien libremente y definitivamente se aleja de Dios”.
El Papa nuevo anda tramitando la licencia, para que le dejen abrir de nuevo el local, pero de momento El Infierno anda cerrado.

De todos modos mandar al Cielo, es también un castigo gordo, porque aunque puedes hacer muchas actividades, y tienes tus cosas, y tu cama y demás, es un sitio mucho mas aburrido que la Tierra. ¡Donde va a parar!.

En fin, que como estos gamberretes se carguen el Mundo, se van a enterar.


Eso si, si hacen un agujero negro…… ¡Pido ulti para pasaaar!

4 comentarios:

stani dijo...

Y digo yo! cuando se saquen las conclusiones de los efectos de los dos hedrones chocando y se sepa el origen del mundo y tal, que hacemos con todo el "tinglao"? porque eso ha tenido que costar unas perricas verdad?,

robert mayoral dijo...

menuda historia!

Jesús dijo...

Pues si, ¿vaya rollo no?. A veces que me da por divagar.

Con todo este tinglao como no hagan un metro o algo. La verdad es que ha tenido que costar un pastón la tontería. Para que luego se aburran del juguete en seguida.

xarli dijo...

Eso no es ná... ¡Si hubieras visto cómo jugábamos en el colegio, de críos, al churro-mediamanga-mangotero...! Fue por entonces cuando dieron por cerrada la búsqueda del eslabón perdido, ja,ja. En cuanto a lo de la apertura del infierno, creo que ya han abierto el limbo y están a puntico de reinaugurar las calderas de Pedro Botero.